LA LUCIDEZ DEL GENERAL SAN MARTÍN, UN HOMBRE "QUE ENTENDIÓ TODO"...INCLUSO EN EL MUNDO DEL VINO

 

Durante su gobernación en Cuyo, donde fue nombrado por el Director Posadas el 10 de agosto de 1814, San Martín fue un gran impulsor de la vitivinicultura en la región. Sus años en España, lo habían hecho un amante de esta noble bebida.

Existe una simpática anécdota rescatada por el historiador Felipe Pigna, relatada por oficial de los Granaderos a caballo y leal amigo de Libertador, Coronel Manuel Olazabal. En ella cuenta, algo curioso que sucedió en la previa a una cena que tenía junto a San Martín, donde recibirían a un Sr. Mosquera, colombiano, y a Don Antonio Arcos, antiguo jefe de Ingenieros del Ejército de los Andes. San Martín, en su dormitorio, con una pequeña imprenta estaba colocando etiquetas a unas botellas de vino cuando llegó su amigo, Olazabal. “Hoy tendré a la mesa a Mosquera, Arcos y a Ud. y a los postres pediré estas botellas y ud. verá lo que somos los americanos, que en todo damos la preferencia a lo extranjero. A estas botellas de vino de Málaga, les he puesto de Mendoza, y a las de aquí, de Málaga” le confesó San Martín a Olazabal.

Efectivamente, después de la comida, San Martín pidió los vinos diciendo: –Vamos a ver si están ustedes conformes conmigo sobre la supremacía de mi Mendocino. Se sirvió primero el de Málaga con el rótulo ‘Mendoza’. Los convidados dijeron, a lo más, que era un rico vino pero que le faltaba fragancia. Enseguida, se llenaron nuevas copas con el del letrero ‘Málaga’, pero que era de Mendoza. Al momento prorrumpieron los dos diciendo: –¡Oh!, hay una inmensa diferencia, esto es exquisito, no hay punto de comparación… El general soltó la risa y les lanzó: –Caballeros, ustedes de vinos no entienden un diablo, y se dejan alucinar por rótulos extranjeros, y enseguida les contó la trampa que había hecho”.

Evidentemente San Martín conocía mucho de vinos y también, de la estupidez humana. Hay que disfrutar de lo que nos gusta. Caretearla, tarde o temprano, no dejará en evidencia y en una situación ridícula.

Como se ha dicho muchas veces, el mejor vino es el que te gusta. No nos basemos en apreciaciones ajenas o en variables como el precio, que fijó un tercero que nada sabe sobre nuestro paladar. El vino es disfrute, es gusto…y sobre eso, no hay nada escrito.

17 de Agosto de 2020

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL PRESUPUESTO: GENERAR UNA GUÍA O UN PROBLEMA

Va con vos, va con todo

MERCADO VITIVINÍCOLA: LEER BIEN LOS DATOS, PARA UN FUTURO MEJOR.